valores, libertad y respeto

¿Como pueden seguir pasando estas cosas? el pasado jueves una vez más la capital madrileña fue testigo de una agresión homofóbica, y lamentablemente los implicados en esta agresión fueron chicos menores de edad, que insultaron y tiraron piedras a una persona transexual, afortunadamente en junio de este año se creo El Grupo de Delitos de Odio contra la Orientación Sexual que intervino rápidamente y la agresión no paso a mayores. De esta noticia lo que más llamo mi atención fue el que los “agresores eran menores de edad” y me vino a la cabeza una pregunta ¿Qué clase de valores les enseñaron a esos chicos en sus casas?

Para mí valores como la honestidad, la solidaridad, la justicia, la libertad, el respeto o la tolerancia, son cualidades o conductas que nos enseñan nuestros padres desde niños hasta que somos adultos. Por eso es tan importante el papel de los padres, porque las escuelas enseñan matemáticas, inglés o sociales, mientras que en casa aprendemos los valores que nos acompañaran toda la vida.

Claro esta que no siempre es fácil cumplirlos nadie en este mundo es perfecto, pero agredir a una persona por su condición sexual, nos muestra a una persona sin valores, sin educación y sin respeto por los demás. Porque no importa nuestra condición sexual todos somos seres humanos y eso es lo único que nos debería importar.

Cuando leí esta noticia se me vino una frase a la mente:

“Una persona demuestra sus valores por el modo en que trata a los demás”

Creo que esta frase nos aclara muchas dudas con respecto a nosotros como humanos, ya que nuestros valores se reflejan en como tratamos a las personas que están a nuestro al rededor.

Tener un gusto sexual diferente al que la sociedad nos ha marcado toda la vida, no es un delito, admiro mucho a las personas que a pesar de los insultos o las vejaciones siempre van con la cabeza en alto porque se sienten orgullosos de si mismos, porque ellos son mucho mas que un título de gay u homosexual ellos son personas con grandes valores que luchan por su libertad, por la igualdad y la justicia.

Y ya que estamos con este tema, hace un tiempo entreviste a un amigo para que me contara como fue “salir del armario”, el proceso que vivió y como superó los baches en el camino, su nombre es Alex, tiene 25, es estudiante, activista y un bailarín excepcional.

Paola: ¿Cuándo supiste que eras homosexual?

Alex: Me di cuenta cuando tenía más o menos 12 años y porque mi profesor de educación física me empezó a gustar, pero en ese momento las cosas eran un poco complicadas, ya que no estaba aceptado y por eso mismo yo lo negaba. Salí del armario cuando tenía 15 años, a la primera persona que se lo conté fue a una amiga y llore mucho cuando se lo dije, pero ella me dijo que no pasaba nada que no fuera tonto.

P: ¿Fue fácil contárselo a tu familia?

Alex: No fue nada fácil, a ellos se lo conté cuando tenía 17 años y a la primera que se lo dije fue a mi madre, pensé que se lo iba a tomar mejor, pero claro ella como todas las madres quieren ser abuela y pensó que no podría serlo. A mi padre fue más complicado contárselo porque hace muchos años cuando nació un primo mío, mi padre y mi tío habían dicho que preferían una sobrina puta a un hijo maricón. Y a pesar de que eso paso hace mucho no sabía cómo decírselo, pero cuando se lo conté me dijo que me quería mucho. Contarlo no es fácil sobre todo por el miedo al rechazo, pero al fin y al cabo es tu familia.

P: ¿Ha afectado tu homosexualidad a tu vida?

A: Recuerdo que en el instituto un amigo mío busco una escusa para enfadarse conmigo y así alejarse de mí, pero si las personas se alejan de ti por ser gay, es que esa persona no merece la pena, porque las personas te tienen que querer por la persona que eres. Actualmente no me afecta para nada, soy abiertamente homosexual y eso no me ha dado problemas ni en el trabajo, ni con las personas ni con nadie.

P: ¿En algún momento de tu vida te llegaste a sentir mal por ser quien eres?

A: Si, cuando eres joven y vez que eres diferente y que no haces lo que es comúnmente aceptado te odias a ti mismo, intentas cambiar, hasta que te das cuenta que eres así y que tienes que aceptarlo. Y sobre todo saber que no es nada malo, porque eres como eres y ya está.

P: ¿Crees que nuestra sociedad sigue siendo homófoba?

A: Si y mucha, lo que pasa es que en la actualidad la homofobia es más invisible, porque las personas LGBT muchas veces tenemos dentro de nuestra cabeza el pensamiento de que lo que somos o hacemos no está bien y por eso en innumerables ocasiones toleramos palabras o actitudes que no deberías tolerar. Por ejemplo el echo de que alguien te grite “maricón” de manera despectiva es homofobia, porque nadie tiene derecho de hacerlo y a pesar de que las cosas han cambiado y hay más agresiones denunciadas, 180 en 2016 solo en la comunidad de Madrid, pero las cosas siguen igual y eso sin contar las agresiones que no se denuncian. Así que lamentablemente sigue habiendo homofobia y mucha.

P: ¿Has sufrido en algún momento de esa homofobia?

A: Tristemente si, la primera vez fue cuando iba caminando por Bravo Murillo con mi ex pareja y unas chicas más jóvenes que nosotros nos gritaron “enfermos, con la de mujeres que hay”, en ese momento no respondí porque me quede en shock y no supe cómo reaccionar. En otra ocasión el ataque lo sufrimos en el metro y esa vez sí que pase miedo porque dos chicos que se veía que estaban borrachos nos dijeron “que os gusta comer pollas y morder almohadas” y aunque nos asustamos ya estábamos más alertas por si iban a por nosotros. Y estos son unos ejemplos de lo que un heterosexual jamás vivirá.

P: ¿Cómo se supera algo así?

A: Yo lo supero contándolo y haciendo activismo que es lo que hago, visibilizar a la comunidad LGBT, la situación en la que vivimos y las dificultades que tenemos. Pero es complicado superar algo así, yo he tenido la suerte de no sufrir una agresión fuerte, pero ha habido casos en los que un chico se acerco a pedir fuego a una chica y como tenia pluma la chica le rompió una botella en la cabeza y el chico perdió un ojo, recuerdo que en Brasil una madre mató a sus hijo por ser gay.

Este tipo de cosas me impulsan a seguir luchando pero no sé como reaccionaria yo ante una agresión fuerte, a lo mejor tendría miedo de salir de nuevo y es por eso por lo que luchamos porque las personas dejen de tener miedo, pero como se consigue eso, solo dejando se sufrir esas agresiones. El problema es que se siguen sufriendo, a pesar de que mucha gente dice que son casos aislados, todavía hay agresiones y no sabemos cuándo podemos sufrir otra.

P: ¿Crees que es más fácil salir ahora del armario?

A: Es un poco más fácil porque hay más información y España es uno de los países más avanzados en temática de LGTB, hay grupos que van a dar charlas en institutos y vemos que ahora los chicos “defienden” a sus compañeros. Además el echo de normalizarlo en los medios de comunicación ha ayudado también.

P: ¿Qué le dirías a un chico que no sabe como decir que es homoxesual?

A: Internet es una gran aliada porque hay muchas asociaciones que te ayudan y hablan contigo del tema, además lo importante es que te rodees de amigos que no les importe quien te guste y simplemente te quieran por quien eres y a que a tu familia se lo cuentes cuando te sientas preparado para de hacerlo. Aunque claro hay casos y casos, y todo dependerá de cómo reaccionen las personas de tu alrededor.

Antes de terminar quería informar que la Brigada de Delitos contra la Orientación Sexual cuenta con un número gratuito, el 900 100 091, que está activo las 24 horas de días, y recuerda ante una agresión no te calles denúnciala.

 

 

Compartir: