mi historia

Desde niña fui bastante gordita, no es que me importara, ya ves con tres años lo que te importa estar pasada o no de peso cuando lo único que quieres es jugar y la comida es tan rica que ni te lo piensas, simple mente comes y eres feliz 😃. Y eso era yo una niña feliz, con ganas de disfrutar de la vida pero mi historia dio un gran giro.

A medida que fui creciendo mi preocupación por mi peso fue creciendo conmigo todos los días me sentía muy mal conmigo misma, no me gustaba mi cuerpo y eso hacía sentir muy insegura, tuve problemas de bulimia, no fueron graves pero había días que me daba atracones de comida, porque me sentía mal con mi cuerpo, después me arrepentía y corría al baño para intentar arreglar el problema. Pero claro está el cuerpo no funciona así, este problema hacia que me sintiera peor y cada día sentía que estaba cayendo en un agujero del que no tenía fuerzas para salir.

Sentía que estaba entrando en una depresión enorme, sentía que me ahogaba, mis amigos nunca me hicieron sentir mal, nadie me había dijo nunca nada malo por mi peso o mi cuerpo, el problema estaba dentro de mí. Yo luchaba contra mí misma, no me hizo falta nadie para herirme o hacerme sentir mal, porque yo me insultaba y me machacaba cada vez que estaba frente a un espejo.

Mi historiaPusiera lo que me pusiera me veía fea, nada me quedaba bien, aunque las personas me dijeran que si yo me veía horrible, llegó el punto en el que empece a odiarme por estar así y no tener la fuerza suficientemente para cambiar, pero llegó un punto de inflexión en mi vida en el que decidí dar un vuelco a mi vida y poco a poco empecé quererme y aceptarme tal como soy, también aprendí a tener confianza en mí misma, a dejar mis miedos e inseguridades de lado, a ser más fuerte, decidida y a que la belleza no solo está en el exterior, sino que la belleza más grande que poseemos los humanos es la interior. Y que a pesar de lo que la sociedad piense o los cánones de belleza marca la misma, la belleza va mucho más allá de todo eso.

No fue un proceso fácil ni corto, me tomo mucho tiempo llegar a donde estoy y claro seguir cambiando para mejor, con estos post lo que pretendo es que te des cuenta todos gordos, flacos, altos, bajo, negros o blancos pasamos por momentos en los que no nos aceptamos y sufrimos por ello, pero que con un poco de ayuda y trabajando en nosotros mismos podemos salir adelante.

Aun no he llegado a mi objetivo pero sigo trabajando en el día a día, ¿trabajamos juntos en esos cambios? 

Si quieres saber cómo sigue mi historia y conocer mis altibajos es este camino de aceptación y aprender a quererte a ti mismo no dudes en suscribirte

Compartir: